Las tortugas del centro Alfonso Tupiza fueron suplantadas por tortugas silvestres de manera sistemática, para ser comercializadas de forma ilegal en Ecuador y Perú, para que lleguen hasta China.

Punto Noticias. Un Tribunal sentenció a Paúl Adolfo T. M. a tres años de pena privativa de libertad por delito contra la flora y fauna. Desapareció 123 crías de tortugas gigantes del centro de crianza Alfonso Tupiza, ubicado en la Isla Isabela, Galápagos, el pasado 27 de septiembre de 2019.

También se dispuso una multa de 10 salarios básicos unificados, la enajenación de bienes y cuentas bancarias por un monto de USD 4 000 y USD 669 000 como reparación integral al Parque Nacional Galápagos (PNG). El Tribunal también ratificó el estado de inocencia de otros tres procesados: Daniel T. T., Gustavo F. G. y Edison M. M.

Las investigaciones determinaron que las tortugas de este centro de crianza fueron suplantadas por tortugas silvestres de manera sistemática y que varias personas involucradas aparentemente manejaban inventarios de individuos y especie. Las especies habrían sido comercializadas de forma ilegal en Ecuador y Perú.

Para la Fiscalía, el delito se demostró, sobre todo, con la extracción de conversaciones del sentenciado con uno de los testigos (funcionario del Parque Nacional), quien grabó el diálogo. En él refería a la forma de traficar las especies, indicando la ruta del traslado desde Galápagos hacia Guayaquil y luego –por vía terrestre– hacia el Perú, donde se contactaría con ciudadanos de nacionalidad china.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *